El pronunciamiento del Sermón de las 7 Palabras es un llamado a pensar más en estos días como debe ser las elecciones de octubre y como debemos actuar nosotros los medios de comunicación.

 

Los políticos viven una doble moral y solo se aprovechan de las necesidades de los pobres para alcanzar sus fines. Así lo expresa muchos cada vez que en las noches ven o cargando un anda o llevando una vela en la procesión de semana santa y el  pronunciamiento del Sermón de las 7 Palabras es un llamado a pensar más en estos días como debe ser las elecciones de octubre y como debemos actuar nosotros los medios de comunicación.

al pronunciar la segunda palabra del Sermón, titulada “En verdad te digo: Desde hoy estará conmigo en el Paraíso”, me acorde de una  gran amiga de Balboa en el departamento del Cauca , los políticos solo se recuerdan de los campesinos cuando necesitan su voto y que se olvidan de ellos cuando están en su reino y es por ello que desea servir siempre a su gente de donde este .

“En el caso del campesino y el político, este último no solamente no se acuerda del campesino cuando está en su reino, o más bien en su cargo, sino que tampoco le concede una cita cuando está en su despacho”, dicen muchos si no acérquense un momento a la asistente cuyo nombre es MARTHA que a pesar de todo lo sucedido su arrogancia no permite ni apuntar al menos para disimular,  si da una cita sabiendo que queda un último año del mandato de su jefe donde después será una humilde parroquiana de la Comarca  . 

En ese sentido, entiende que a los líderes les hace falta conversión, “la conversión de unos líderes que viven de una doble moral, que se aprovechan de las necesidades de los pobres para alcanzar sus fines.

Momento preciso para pedir que Jesús, desde la agonía de la cruz, nos anime a cambiar, y a constituirnos en agentes de cambio, para que también podamos con él desde ahora estar en el paraíso”.

También esta conversión se hace necesaria en los medios de comunicación, que lejos de estar al servicio de su pueblo y dar información auténtica y veraz se han convertido en objetos que se venden al mayor postor y bailan al ritmo que le toque a quien les paga y del puro sensacionalismo, sin importarle la ética y la búsqueda de la verdad.

En cuanto al sector Salud, manifestó que de manera particular algunos profesionales de la medicina, han hecho de esa profesión un medio para lucrarse, sin importarle la salud y el bienestar del paciente, dando más importancia al tener que al ser  pero en este momento en el Cauca la Salud es un festín donde será el pastel de la Política para que le sirva a un aspirante a remplazar el actual gobierno Regional esperemos que esto no sucedan y que esa junta directiva llamada Asamblea departamental se comporte a la altura de aquellos que los eligieron

Por su parte, en la Sexta Palabra: todo se ha consumado, el párroco me hizo recordar que los legisladores en su mayoría al término de su mandato no tienen por qué dar un golpe y como se está viendo en la actualidad.

“Ha bebido la copa que le han ofrecido gobernantes, jueces y ministros encargados de velar por el bien común del mundo entero, ya que Jesús tiene como finalidad el mundo. Parece que los cargos públicos cierran los ojos y los oídos para no ver las necesidades de los más pobres”.

Hoy en día los policías y otros empleados del sector público ganan salarios de miseria. “Cómo se entiende que una institución paguen miserias en algunas regiones, y así duran hasta tres meses para recibir su salario”, me preguntó.

Palabras del Sermón

Primera Palabra: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Fueron las primeras palabras de Jesús cuando fue clavado en la cruz.

Segunda Palabra: En verdad te digo, desde hoy estará conmigo en el paraíso, fueron las palabras que Jesús le dijo al ladró arrepentido.

Tercera Palabra: Mujer ahí tienes a tu hijo e hijo ahí tienes a tu madre

Cuarta Palabra: Dios mío, Dios mío, porque me has abandonado

Quinta Palabra: Tengo Sed, expresión del evangelista San Juan y que encierra los grandes sentimientos de Cristo.

Sexta Palabra: Todo se ha consumado.

Séptima y última palabra: Padre en ti encomiendo mi espíritu. Estas fueron las últimas palabras pronunciadas por Jesús antes de morir.

 

Pero para aquellos que están sirviendo a DIOS y Al DIABLO deben entender que la última palabra la tiene Dios y es el reflejado en ese pueblo pero que por desgracia de tanto diablo que se deja tentar con un billete de 50 donde después se olvidan que el verdadero PARAISO SE COSTRUYE EN LAS URNAS.