Enfiló sus baterías con metralla de grueso calibre contra el gobierno Duque el jefe de Cambio Radical Vargas Lleras

El exvicepresidente se refirió a dos asesores políticos que “despachan desde la Casa de Nariño” y afirmó que presionan a congresistas por órdenes de “algún lambón con iniciativa”, según se lee en su columna en el diario El Tiempo. Insinuó que ya se están repartiendo cargos a cambio de favores legislativos.

El exvicepresidente de la República, Germán Vargas Llera, se fue lanza en ristre este fin de semana en contra del gobierno Duque y de dos funcionarios “que se presentan como consejeros políticos” siguiendo órdenes de la Casa de Nariño, para presionar a los congresistas con favores a cambio «representación» en el Ejecutivo. Como quien dice, no dejó títere con cabeza.
Luego del pulso político que venía enfrentando Vargas en su propia colectividad con la casa Char, decidió no quedarse callado y salió a denunciar repartijas burocráticas que, según sus palabras, ponen en peligro la democracia.
En su columna dominical del diario El Tiempo, el exvicepresidente recordó que fue uno de sus senadores, Luis Eduardo Diazgranados, el que decidió, por su propia cuenta, salvar el Plan Nacional de Desarrollo yendo en contra de las posturas de su colectividad frente al mismo, y no dudó en afirmar que alguna presión de fondo estuvo detrás de esa jugada legislativa.
Narró que, de hecho, la noche previa al debate del PND, hablaron por teléfono y que en ningún momento Diazgranados le comentó su intención de aparecerse en el Capitolio a salvar la hoja de ruta del gobierno Duque.

“¿Qué poderosa razón lo hizo cambiar de opinión en la madrugada del viernes? ¿Qué pasó entre esa hora y el momento de su entrada triunfal al recinto del Congreso el viernes? Qué pena me dio verlo, agobiado como está por la investigación que contra él cursa en la Corte Suprema de Justicia por la ‘operación quirófano’, en la que ya fue capturado el director médico de la EPS Cajacopi, Javier Peña. Detrás de su nerviosa sonrisa se debía de ocultar algo muy grave y también quizás algo muy atractivo, como lo es la prometida Dirección Nacional de la Aeronáutica Civil. Zanahoria y garrote”, señaló Vargas.

Por eso, advirtió que el gobierno Duque está yendo en contra de sus propios postulados -no ceder a las presiones legislativas a cambio de «mermelada»- y afirmó que como el Gobierno no contaba con las mayorías necesarias para la aprobación del Plan de Desarrollo, “decidió transgredir la propia regla que se había fijado y buscarlas a como diera lugar. Me pregunto: ¿a qué costo para nuestra maltrecha democracia?”. Además, lo acusó de irrespetar la independencia de los partidos y de “irrespetarse a sí mismo”, a tal punto que mencionó a dos personas que, según dijo, presionan a los congresistas.

“La opinión pública debe saber que, desde la Presidencia de la República, siguiendo órdenes que espero no sean del presidente sino de algún lambón con iniciativa, los señores Luis Lorduy y Andrés Betancur, que despachan desde la Casa de Nariño y se presentan como consejeros políticos, han llamado sin descanso a senadores y representantes de Cambio Radical, y seguramente de otros partidos, a convenir qué grado de participación aspiran tener en el Gobierno”, dijo Vargas.

Sobre esa “participación política” en e Gobierno, el exvicepresidente aseguró que para el caso de Cambio Radical, ya se han visto materializados los favores a quienes asistieron al Congreso el viernes que se aprobó el PND.
“A modo de cuota inicial, con la designación de Karen Cecilia Abudinen como alta consejera presidencial para las Regiones y, más recientemente, de la nueva directora del Fonade, la institución tristemente recordada como un nido de corrupción y que tiene a su cargo parte de la contratación del Estado. A esta llegó Elia Abuchaibe, anterior secretaria de Planeación en la Alcaldía de Barranquilla”, apuntó.

 

Por ello, puso en tela de juicio los alcances que podría tener el presidente Duque con tal de salvar las objeciones que hizo a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz, cuya discusión arranca esta semana en la Cámara de Representantes.
“Flaco favor se hace a la democracia, a sus instituciones y a los propios compromisos del Gobierno al desplegar semejantes acciones en contra de un partido que legítimamente se ha declarado independiente y, en el caso del Plan Nacional de Desarrollo, ha compartido públicamente sus desacuerdos, en especial con las facultades que sin ninguna limitación ni sustento se quieren entregar al Gobierno para, de una vez por todas, cercenar la función legislativa”, agregó.

La única respuesta, de momento, a la columna del exvicepresidente ha sido la del expresidente Álvaro Uribe quien, a pesar de no hacer mención expresa a la misma, sí afirmó vía Twitter que “el presidente Duque no presiona a los congresistas con mermelada, tampoco los amenaza con la fiscalía ni abusa del nombre del fiscal, prácticas del anterior gobierno todavía no sepultadas”.