Errores y Acierto : La Iglesia

Cuando las personas se reúnen en comunidad (militares, religiosos, científicos, deportistas, estudiantes, carcelarios etc.)  pueden generarse situaciones de diversa índole que afectan  individual o colectivamente a esa comunidad. Uno de estos problemas es lo referente a la sexualidad que por estos días afecta a nuestra Iglesia Católica y que el Papa Francisco ha tenido que enfrentar.
Debo reconocer que mis años de juventud y los de mis hermanos trascurrieron dentro de comunidades religiosas y puedo asegurar que nunca fui ni agredido ni amenazado sexualmente por ningún miembro de esas comunidades ni conocí de este problema; eso no quiere decir que no reconozca que el abuso sexual denunciado en la Iglesia Católica no sea real, grave y muy doloroso.
Es difícil predecir el comportamiento de una persona en una determinada comunidad, pero lo que debió y debe hacerse es que, al detectar esa anomalía, debe ser enérgicamente y de manera muy delicada y humana enfrentarse, retirando a esa persona de ese círculo; y si la conducta observada llego a los límites del delito, denunciar y sancionar.
Si se actuara así, como en cualquier situación de la vida diaria, las personas sabrían que, aunque son autónomos de definir el libre desarrollo de su personalidad (frase muy conocida), y deben ser respetados, no serán amparados por la comunidad para cometer abusos contra niños y niñas que las familias han puesto bajo su orientación.
Sin embargo, este aspecto negativo y nefasto que ha golpeado a la Iglesia Católica (muy seguramente en otras comunidades también se da) no puede desmeritar los aciertos que en el mundo ha tenido. La iglesia es un valor de la humanidad. Cuando Cristo la inspiró introdujo los valores del perdón, el amor, la fraternidad, el amparo al pobre y necesitado, la vida con decoro y dignidad, el rechazo al delito y la mentira, la voluntad de servir a los demás, el rechazo al dinero como valor supremo y muchas más que en toda sociedad tienen aceptación.
La iglesia se ha esmerado enormemente en servir al pobre y lo hace y se demuestra. Múltiples programas de asistencia social existen por todo el mundo. La iglesia es respetada y solicitada para mediar en conflictos de toda índole. La iglesia acude a servir al enfermo y hasta hace unos años eran las monjas el soporte de la enfermería en hospitales, ancianatos, leprocomios, manicomios y asilos.
La iglesia ha contribuido a la formación de la juventud en sus colegios por el mundo y en universidades de elevado nivel científico. La iglesia, no es una institución fallida, aunque haya “manzanas podridas” que la afecten. Tiene enorme capacidad de influir de manera honesta en muchas situaciones difíciles del mundo y lo continúa haciendo. La Iglesia siempre ha propendido por motivar al ser humano a ser bueno, generoso, responsable y solidario.

Los errores de la iglesia desde su origen han sido muchos, porque es inspirada por Dios, pero guiada por humanos, pero la iglesia para el mundo, no solamente católico.

Por: Enrique Rueda Pinilla