GRAN PREOCUPACIÓN CIUDADANA, SOBRE QUIÉN PUEDE SER EL NUEVO ALCALDE

 

La situación de Popayán , la ciudad blanca , es preocupante en áreas como la movilidad vial, la salud, la seguridad, la carencia de vías, la invasión del espacio público y la informalidad desbordante, por nombrar apenas algunos de los males que la tienen de mal en peor.

Infortunadamente, durante los últimos años la ciudad ha estado al garete porque aquí la constante ha sido el desgobierno y el cuento “chimbo” del combate a la corrupción, orquestado por el peor fermento de la perversión y todos los vicios del envilecimiento y la deshonestidad con los que el empresario “redentor” terminó con su desenfreno prostituyéndonos la ciudad.

También preocupa quién pueda ser el nuevo alcalde. Por ahora, ninguno de los que se empiezan a mostrar como precandidatos, cuenta con la sólida exposición de suficientes méritos que por idoneidad lo cataloguen como digno merecedor del primer lugar en este listado de aspirantes.

La ciudad no aguanta más “oportunistas” como líderes de los destinos de la urbe “Payanesas”, encasillados dentro de esos sinvergüenzas que solo han demostrado incapacidad e infortunadamente han utilizado su mandato como plataforma política para enriquecerse, llenar de plata los bolsillos de sus compinches, testaferros y calanchines.

Popayán requiere manejo gerencial, Popayán es una gran empresa que cuenta con muy buen presupuesto y, por supuesto, necesita un gerente honesto, un verdadero funcionario altamente preparado en administración pública y empresarial, un ejecutivo competente, experimentado y con una hoja de vida sin mácula y el respaldo de extraordinarios logros.

Por todo lo anterior, la responsabilidad de los electores del nuevo alcalde de Popayán  es inmensa y no admite más estupideces ciudadanas como las que nos “embarcaron” en la terrible hecatombe por los egos de aquellos que llegaron no aceptando a los mal llamados “Jefes Políticos” cuya horrible noche aún no termina.