Los expertos en derecho penal tendrán que vérselas con la aplicación de un nuevo delito, que al parecer no se había estrenado en Colombia, como ha sido el contagio con la pandemia del coronavirus, que compromete la conducta del alcalde de Popayán, Juan Carlos López, personaje que estuvo en gira por España y Marruecos

Los expertos en derecho penal tendrán que vérselas con la aplicación de un nuevo delito, que al parecer no se había estrenado en Colombia, como ha sido el contagio con la pandemia del coronavirus, que compromete la conducta del alcalde de Popayán, Juan Carlos López, personaje que estuvo en gira por España y Marruecos y que, a sabiendas del avance de la pandemia del coronavirus, se negó a manifestarlo cuando se produjeron los primeros síntomas de la enfermedad, asistiendo a reuniones y actos protocolarios en el despacho del presidente de la República, Iván Duque, habiendo negado rotundamente su visita reciente a países extranjeros.
Si el alcalde de Popayán hubiese dicho la verdad al ingresar al Palacio de Nariño en Bogotá, no estaría en aprietos para responder por el posible contagio de que hayan sido víctimas varios funcionarios de su administración y de otras personas de alta alcurnia que lo estuvieron acompañando durante unas ceremonias y eventos realizados en el departamento del Cauca, cuando empezaban a presentarse los síntomas de la enfermedad.
Lo cierto es que el señor Alcalde de Popayán, Juan Carlos López, ha resultado positivo en las pruebas del coronavirus y deber encontrarse en aislamiento voluntario, si es que quiere salvarse, no solamente de la enfermedad importada desde España, a su paso por el Aeropuerto de Barajas en la ciudad de Madrid, sino de las normas consagradas en el Código Penal Colombiano que castigan a las personas responsables del contagio a otras personas que seguramente hayan tenido que estrechar sus manos durante su asistencia a los despachos de los altos funcionarios del gobierno nacional, entre ellos al despacho del señor Presidente Iván Duque.
La misma responsabilidad penal es aplicable a una persona que regrese  de una gira turística por Europa o cualquier parte del mundo  y a su regreso al Cauca  estuviese  de fiesta a un centro nocturno o visitando a amigos o familiares ,pues dicha situacion puede haber , contaminando a varias personas que participaban del ambiente festivo de su regreso  La responsabilidad penal por la trasmisión de enfermedades virales y por enfermedades de carácter sexual, está contemplada en las leyes colombianas. Antiguamente eran confinadas en cárceles las mujeres de vida licenciosa, portadoras de enfermedades venéreas.

El contagio con el coronavirus, de que es portador el señor alcalde de Popayán, Juan Carlos López, es de enorme gravedad, porque puso en peligro la salud del señor presidente de la república, que encarna la majestad de la nación y de varios de sus ministros, al asistir y participar en reuniones celebradas en el Palacio de Nariño, días después de su gira por Marruecos y España.

Son tan terribles las estadísticas sobre la multiplicación y expansión de la pandemia del coronavirus, que la mayoría de los colombianos que han contraído y trasmitido la terrible enfermedad, provienen de recientes visitas a Europa, donde han muerto miles de personas.