Muerto un Policia y tres heridos deja explosión de moto-bomba en Cauca

El comandante de la estación de Policía del municipio de Padilla falleció en el lugar de los hechos . Otros dos ataques fueron perpetrados por disidencias de las Farc en los municipios de Suárez y Santander de Quilichao.

 

En la noche de este lunes se registró una fuerte explosión en inmediaciones de la estación de Policía del municipio de Padilla, Cauca, en la que murió el intendente Eddier Burbano, y otros tres uniformados resultaron heridos.

El comandante de la estación de Policía falleció en el lugar de los hechos producto de la onda explosiva  de un artefacto ubicado en una motocicleta que fue abandonada minutos antes por un sujeto que se dio a la huida.

Los heridos son el subintendente Eiber Camayo Montenegro, quien presenta lesiones en el ojo y el brazo derecho; el patrullero Cristian García Albán, con heridas en el pie izquierdo y esquirlas en diferentes partes del cuerpo; y el auxiliar regular Carlos Valencia, con afectaciones en su cuerpo.

Los tres uniformados heridos fueron remitidos a la Clínica Valle del Lili, de la ciudad de Cali, Valle del Cauca, donde se espera que en la mañana de este martes entreguen un parte médico de su estado de salud.

“El comandante con ayuda de los otros policías conducían la moto para la Estación, cuando esos bandidos activaron la carga que estaba escondida al parecer en el tanque de gasolina. Mi intendente terminó destrozado, porque recibió todo el poder de la onda expansiva, mientras que los compañeros terminaron impactados por esquirlas”, explicaron integrantes de esta institución.

Mientras tanto, en Santander de Quilichao, norte del Cauca, también se presentó la detonación de una ‘moto bomba’ en las sede de la Registraduría, y en en el municipio de Suárez, donde hombres armados lanzaron explosivos y atacaron con ráfagas de fusil la Estación de Policía de esa zona del país.

Según explicaron testigos de esta explosión, a eso de las 11:30 de la noche, dos sujetos lanzaron el vehículo contra las instalaciones de esta entidad gubernamental para luego, en la huida, activar la carga explosiva adaptada a este automotor.

“La onda expansiva dañó los ventanales de la edificación, de una casa de paso de una comunidad indígena, así como de viviendas aledañas. El guarda de seguridad que estaba en el lugar fue llevado al hospital para ser valorado”, dijeron por su parte habitantes de esta localidad.

Por el momento, el gobernador del Cauca, Óscar Campo, rechazó a los atentados y anunció una movilización en este municipio nortecaucano.