«PIERNA ARRIBA» LO QUE NOS VA , ES LO MÁS DESGRACIADO Y RUIN.

Muy bien que se revise el Código de Policía, pero que quienes lo deben aplicar lo hagan ceñidos a la letra y que a la ciudadanía le faciliten su conocimiento, ahora después de que se dejó de enseñar la instrucción Cívica y la urbanidad y precisamente cuando con la reforma al Código disciplinario se quieren rescatar los buenos modales y recuperar la buena educación.

Indiscutiblemente esto se logra, acatando la ley, respetando los derechos de los demás pero, claro está, con orden y mucha justicia social, cosa de la que carecemos de la forma más desproporcionada en nuestro medio.

Como anillo al dedo y para el remate, un hecho que denota gran angustia y padecimiento moral hasta el punto que por injusto nos llega a conmover profundamente y agitar el ánimo con violencia, es tener que seguir viendo el viacrucis de muchos enfermos que imploran la debida atención a sus EPS, mientras “excelentísimos y honorables” corruptos y delincuentes de cuello blanco son enviados por nuestra justicia a pagar sus dizque “ejemplarizantes” condenas, si es que los sentencian, a sus opulentas mansiones, para que puedan gozar a sus anchas, darse la gran vida disfrutando como reyes con la plata que se robaron.

Ahora para variar, pero eso sí echándole más cebo al candil, nos resultan con el nuevo Código de Policía, “abrochando” con multas a los “pendejos” que solo nos alcanza para deleitarnos con estos económicos manjares callejeros.

Por Dios y la santísima Virgen. Si la indolencia y voracidad de la clase dirigente nacional no aflojan, lo que nos va pierna arriba como pueblo será lo más desgraciado, miserable y ruin, señoras y señores.