¿Quién sacará la salud de cuidados intensivos? Petro o Duque

Seguimiento y control a la corrupción en las EPS es lo que más piden los colombianos para que mejore el servicio de salud.

Tomar un turno, después de hacer una fila que parecía interminable, y sentarse por horas –adolorido- a esperar hasta que un médico general le atienda es el viacrucis de salud que la mayoría de colombianos padecen a diario.
Quien resulte elegido tiene la gran responsabilidad de devolverle la confianza al país en un sistema de salud que no solo garantice la cura de sus enfermedades, sino la prevención de las mismas, especialmente en las zonas más apartadas.
El principal ‘cuello de botella’ del sistema actual es la financiación, el dinero necesario para que todos los eslabones de cadena funcionen bien. Ulahy Beltrán, asesor y consultor de servicios de salud, expresó que “el primer mandatario de los colombianos debe estructurar una plataforma que permita la sostenibilidad financiera del sistema de salud así como de los diferentes actores”.
Olga Leones, directora de la Corporación PazAporte, que desarrolla labores de atención holística a pacientes con diversas patologías en Barranquilla, afirma que “el gobierno debe poner la lupa sobre las diferentes crisis financieras que afrontan las EPS”, ya que “los pacientes siguen teniendo muchos problemas en el acceso a la salud y dificultades en la atención, los cuales se resumen en falta de presupuesto”.
De acuerdo a lo mencionado por Leones, las Entidades Prestadoras de Salud se han convertido en un actor crítico en el panorama social colombiano. Jaider Castillo, médico cirujano barranquillero, lo vive a diario y manifiesta que “se deben verificar, controlar y distribuir los recursos que actualmente se están dando a las EPS” y puntualiza: “llegó la hora de que se valide la atención de cada una además realizarles un acompañamiento, con el fin de que puedan saldar deudas con el Estado y hospitales”.

El próximo primer mandatario de los colombianos debe estructurar una plataforma que permita la sostenibilidad financiera del sistema de salud.

Entre lo que más aqueja a los ciudadanos son las citas con especialistas. Silena Medina, contadora pública y quien hace uso de su servicio de salud, dice que este tipo de atención “es de suma importancia, porque se pasa a un servicio verdaderamente enfocado para determinar un tratamiento inmediato”. Por eso “no deberían tomar tanto tiempo”, concluye.
Yesenia Pérez, trabajadora del sector privado, dice que “a pesar de pertenecer a un régimen contributivo hay servicios que no se encuentran incluidos dentro del POS”. Para ella, “el tratamiento para las enfermedades debe ser integral y debe tener cobertura para todo tipo de exámenes, diagnósticos, así como también se debe mejorar la asignación de citas con especialistas en cuestión de tiempo”.
Sobre esto, el candidato Iván Duque ha dicho que las EPS tendrán que reducir la deuda de más de 90 días con los prestadores del servicio. En adelante, los pagos atrasados no justificados -que se comprueben- entrarán en la categoría de morosidad y control de la Superintendencia de Salud.
Por su parte, el candidato Gustavo Petro ha reiterado que “en nuestro gobierno la salud será pública, gratuita, preventiva y para todos sin ninguna discriminación, guiados por la Ley Estatutaria de Salud”. En su plan de gobierno, Petro Urrego ha consignado que la formación en salud en todos los niveles será fortalecida para alcanzar indicadores de cobertura de nivel internacional de médicos generales, especialidades médicas, entre otros, tanto en promedios como en distribución equitativa por todo el territorio.

 

Los residentes también han alzado su voz para pedir mejores condiciones laborales, que garanticen una mejor prestación del servicio de salud.
Yuri Flórez es una médico residente barranquillera y afirma estar completamente de acuerdo con la aprobación de la Ley de Residentes. “Constituimos un papel y soporte importante para los centros de salud y el sistema en general de este país”, dice.
Agrega que “a pesar de ser estudiantes y estar en nuestro proceso de aprendizaje, esos beneficios significarían una ayuda directa, tanto para cubrir necesidades básicas como para sostenernos durante este periodo de ejercicio profesional”.
El candidato Duque Márquez afirmó que “Colombia es de los pocos países donde la remuneración al médico residente, prácticamente, no es obligatoria y la necesitamos”.
Todo el país espera que a partir de la posesión del nuevo presidente, la salud de los colombianos abandone la sala de Cuidados Intensivos y por lo menos, ingrese al área de Recuperación.

TOMADO // www.elheraldo.co