Testimonios de dos jóvenes universitarias que se prostituyen se hacen virales

Dos testimonios de jóvenes universitarias fueron narrados en un reportaje de la BBC para dar cuenta del crecimiento de las redes de prostitución en las universidades de Colombia.

Una de ellas es Lina de 26 años de edad, que expresó en el informe del medio británico que también sostuvo relaciones largas con varias personas, entre ellas, futbolistas, policías, guerrilleros, paramilitares y sicarios.

En sus declaraciones a la BBC, la mujer señala además que la prostitución “es un bajo mundo en el que todos se encuentran”.

La otra historia que recoge el texto es la de Sofía, una joven universitaria que accedió a ir a un viaje a Cartagena con desconocidos, luego de ser convencida por una compañera de clase. La excursión se tradujo en su inserción al mundo de la prostitución, en el que ha permanecido durante 3 años.

En el texto publicado el 13 de mayo, Sofía menciona que los motivos económicos fueron los que la llevaron a tomar la decisión de tener una vida como estudiante y otra como trabajadora sexual. “Mis papás me ayudaban, pero siempre salían más gastos”, señaló a BBC Mundo.

El reportaje expone además dos antecedentes: el primero, tiene que ver con los señalamientos que hizo la Policía desde el año 2017 sobre la presencia de proxenetas en las universidades y su nexo directo con actividades como el microtráfico.

El segundo de ellos recuerda que desde 2016 existen panfletos y volantes ubicados en baños o zonas estratégicas de las universidades, en donde se invita a ganar dinero a partir de ponerse en contacto con personas que prometían dinero a cambio de compartir con desconocidos o de “conseguir” a una muchacha bonita, tal y como lo informó El Espectador.

BBC Mundo conversó con profesores universitarios de las ciudades de Bogotá, Bucaramanga, Medellín y Pereira, y todos señalaron que este fenómeno se escucha en los pasillos de los centros académicos con relativa frecuencia

En Colombia la prostitución no es ilegal, pero los expertos consultados por BBC Mundo señalan que eso no significa que las universidades puedan convertirse en terreno fértil para el trabajo de proxenetas.
Foto: Tomada de la web