Un Millón no Vale por una Vida de Vergüenza, pero por mil Millones puedo Permitirme Transformar mi Existencia y por Pauta convierto hasta mi mama en Reina.

La pregunta de hasta dónde puede llegar una persona por dinero es clásica. “Todos tenemos un precio” es un axioma repetido una y mil veces en nuestro mundo de los medios de comunicación, hasta el punto que la gente asume que así es, sin discutirlo ni un instante

Hace tiempo que esa moralidad fue superada en la vida real y que esos juegos de mantener la pauta publicitaria dejaron de epatar a la clase periodística caucana y quedaron para alimentar canales basura de sus propias conciencias, en los que tipos trajeados con investiduras de poder, no solo intentan “comprar” a sus medios sino a la vez empañan la imagen de otros muy serios donde ellos son simplemente columnistas

Ahora, en plena cultura de la crueldad y el ridículo que muestran las “Redes Sociales”, la cuestión es ver cuánto hay que subir la apuesta y cuanta degradación se puede obtener a cambio.

Se muestra que la pauta publicitaria  ha pasado a ser, más o menos, un chiste inocente, que diga alguien que un senador liberal al cual respeto y admiro sea presidente , tiene mis respetos siempre , pero que alguien que no ha dejado de ser un títere de tres personas cuyo nombre no menciono por respeto a la raza , religión y mi credo es un verdadero chiste , con todo mi respeto usted señor Gobernador no necesita que nadie le PROCLAME su lamboneria , alguna vez se lo dije en almacenes Exito de Popayán , usted llega pero no sea el muñequito de algunos los cuales no permiten que el Cauca salga adelante , miles de bendiciones y por Dios que no se note tanto el hambre que aunque este la Luna a medias , el sol cada día tiene su afán , donde los alimentos llegan sin rogar y que Dios no desampara a nadie , mucho menos mintiendo y vendiendo el alma al Diablo