Una marca australiana ha conseguido lo que la cirugía no podía y lo hace con un mensaje genial

Las estrías son uno de los problemas cutáneos que más quebraderos de cabeza, y complejos, nos provocan a las mujeres. Son inevitables, son parte del crecimiento y son naturales, eso es así, y aceptarlas es parte de una autoestima fortalecida. Sin embargo, cuando encontramos un producto estético que nos ayuda con un ‘problema’ físico que no nos gusta, ¿por qué no utilizarlo? No hablamos de acudir a costosos procedimientos quirúrgicos, ni hablamos de peelings químicos, muy eficaces con cicatrices como las acneicas, hablamos de un exfoliante que se puede hacer en la ducha, en casa, y que si lo haces tres veces a la semana, ¡voilà!, desaparecerán las estrías, casi por completo.

Las estrías son atrofias cutáneas en forma de líneas, de color blanquecino o rosáceas, que se localizan en el tejido conjuntivo y que se forman, normalmente, como respuesta a la rotura y mala calidad de las fibras anteriormente existentes, es decir, son las cicatrices de este tejido. Estas cicatrices se producen por la rotura o estiramiento excesivo del tejido, por eso son comunes durante el embarazo, cuando nos desarrollamos o cuando bajamos de peso rápidamente.

Así que, sí, son habituales y normales. Pero ahora podemos acabar con ellas, o eso prometen, con un simple exfoliante.

Se trata de la marca Frank Body y de sus exfoliantes estrella, una marca australiana vegana, natural y realizada con ingredientes naturales, cuya misión es, en sus propias palabras, “eliminar toda la hipérbole que satura la industria del cuidado de la piel para convertirlo en algo natural y divertido”.

9 exfoliantes para 9 casos diferentes, de los que 4 ayudan a eliminar las estrías, pero del que uno se lleva la palma por las usuarias: el Original Coffee Scrub, que ayuda también con la celulitis y que tiene4,9 estrellas sobre 5 (¡4,9!) en más de 1.100 comentarios de su web.

No os voy a engañar, no he probado este exfoliante, ni esta marca, pero llevo mucho tiempo detrás de ellos, y si escribo esto es porque ya lo he comprado y viene para casa (os iremos informando).

No es solo que sus resultados sean espectaculares, es que los comparten abiertamente en su web y en Instagram, red social que está plagada de comentarios positivos y, sobre todo, de mensajes que empoderan como pocos. Una cuenta divertida que, si no seguís ya, os animo a hacerla porque, independientemente de si al final os decantáis o no por sus productos, os hará la vida más bonita.

TOMADO // www.vanitatis.elconfidencial.com